Introducción al Curso "Diseño Universal para el Aprendizaje"
Módulo 1: Educación Inclusiva
Módulo 2: Introducción al Diseño Universal para el Aprendizaje
MÓDULO 3: Principio I: Proporcionar Múltiples Formas de Representación
MÓDULO 4: PRINCIPIO II: PROPORCIONAR MÚLTIPLES FORMAS DE ACCIÓN Y EXPRESIÓN
MÓDULO 5: PRINCIPIO III: PROPORCIONAR MÚLTIPLES MODOS DE IMPLICACIÖN
MÓDULO 6: APLICANDO LOS PRINCIPIOS DEL DISEÑO UNIVERSAL PARA EL APRENDIZAJE EN LA PLANEACIÓN Y ENSEÑANZA
1 de 2

Los Principios Fundamentales del Diseño Universal para el Aprendizaje Copy

En su definición más básica, el Diseño Universal para el Aprendizaje es conocer a profundidad el concepto que se va a enseñar y presentarlo de diferentes maneras mientras se impulsa y motiva a los estudiantes a expresar su conocimiento de diversos modos. 

El DUA no es simplemente proveer herramientas a los estudiantes para que accedan a las experiencias de aprendizaje, sino que se trata de eliminar barreras de modos que cada estudiante puede ser exitoso.

Una manera de alcanzar esto es a través de las Principios del Diseño Universal para el Aprendizaje. 


Principio 1: Proporcionar múltiples medios de representación.

Este  principio  hace  referencia  al  Qué  del  aprendizaje  y  se  basa  en  las  diferencias  que muestran  los  estudiantes  en  la  forma  de  percibir  y comprender  la  información  que  se  les presentan.

Así mismo,   el   aprendizaje   y   la   transferencia  del aprendizaje  ocurren  cuando  múltiples  representaciones  son  usadas,  ya  que  eso  permite a los estudiantes hacer conexiones interiores, así como entre conceptos. 


Principio II: Proporcionar múltiples medios de acción y expresión.

Según  Rose  y  Meyer  (2002),  también  existen  diferencias  en  la  forma  en  la  que  los estudiantes interaccionan con la información y sus conocimientos y en la manera de expresar el  resultado  del  aprendizaje,  de  ahí  la  importancia  de  este  segundo  principio,  que  hace referencia al Cómo ocurre.

Los   aprendices   difieren   en   las   formas   en   que   pueden   navegar   por   un   entorno   de aprendizaje   y   expresar lo  que saben.

También  hay  que  reconocer  que  la  acción  y  la  expresión requieren  de una  gran  cantidad  de  estrategia,  práctica  y  organización,  y  este  es  otro aspecto  en  el  el alumnado  puede  diferenciarse.  


Principio III: Proporcionar múltiples formas de implicación. 

Este principio  se  basa  en  la  existencia  de  una red  cerebral  que  se  activa  con  los aspectos  afectivos  que  intervienen  en  el  aprendizaje  y  hace  referencia  al  por qué  del  mismo.

El  componente  emocional  es  un  elemento  crucial  para  el  aprendizaje,  y  los  alumnos difieren  notablemente en  los  modos  en  que  pueden ser implicados  o  motivados  para aprender.

Existen  múltiples  fuentes  que  influyen  a  la  hora  de  explicar  la  variabilidad individual  afectiva,  como  pueden  ser  los  factores  neurológicos  y  culturales,  el  interés personal,  la  subjetividad  y  el  conocimiento  previo.

De acuerdo con Novak (2016), existen dos barreras significativas para la motivación:

  1. La primera se presenta cuando los estudiantes no perciben que el currículo es interesante o relevante para ellos, por lo que no les interesa aprender.
  2. La segunda se presente cuando el estudiantado carecen de perseverancia o estrategias emocionales que les permita insistir cuando el aprendizaje se torna complejo o difícil. 

Los estudiantes necesitan creer que aprender el contenido o habilidad es importante para ellos, de lo contrario, elegirán no aprender.