Introducción Copy

De acuerdo a Gordon, Meyer y Rose (2016), el Diseño Universal para el Aprendizaje retó uno de los dogmas de la educación tradicional: Que el currículo estaba y debía estar al centro de la experiencia de aprendizaje. 

Esta creencia estaba basada en el hecho de que los materiales educativos predominantes, tales como los libros de texto y hojas de trabajo, eran fijos e inflexibles. Cualquier persona que no podía aprender de un determinado currículum era considerado “bajo” o “discapacitado para aprender”.

Al contrario, cuando el estudiante está al centro de la experiencia de aprendizaje, el currículo está definido por su eficiencia para acomodar y apoyar la diversidad y variabilidad del estudiantado. Por ende, un currículo exitoso es aquel que provee experiencias genuinas de aprendizaje para todos. 

En un ambiente de aprendizaje bien diseñado, la variabilidad sistémica es planeada desde el principio y la diversidad es esperada, apreciada y desarrollada. Aprendices provenientes de todos los ambientes y con diversas habilidades reciben retos apropiados y apoyos que son graduados durante el aprendizaje. 

En este módulo se revisarán las modificaciones que el Diseño Universal para el Aprendizaje ha hecho a los cuatro componentes del currículo:

  • Objetivos y metas
  • Materiales
  • Métodos de Enseñanza
  • Evaluación
Chris Vallo, 2013.